De Lisboa a Bilbao

Cuando lo ví, lo escribí.

Nome:
Localização: por el momento, Lisboa, Portugal

Anecdotario de una bilbainita que vive en Lisboa.

domingo, julho 02, 2006

Burgos People in Lisboa (sab24)




El sabado amaneció nubladillo, así que en vez del plan de playa previsto, hicimos turismo por la ciudad. Fue en ese momento cuando comenzó su pasión por el mobiliario urbano. Nada más salir de la Pousada, Monica me señala una marquesina de autobús que tenía un cartel anunciando un vino, y me dice: a que se rie?? Y me explican Carol y Esther que mira si está loca Mónica que dice que ayer pasó por delante del cartel y éste se rió. Y yo me uno y digo: como una txota! Cuando de repenteeeee, nos ponemos delante y se escucha una risas como desde una grabadora en el interior del cartel. Pa mearse!. Tuvimos que darle la razón a Monica, debe tener algún sensor que activa la grabación, pero nuestras risas sonaban mejores y más espontaneas q las de la marquesina. Claro, tuve que sacarle una foto en su descubrimiento, como Colón a América, así es Mónica a las marquesinas sonoras lisboetas.


Bajamos a la Baixa, y les dió con que los semáforos eran muy bajitos. Pues foto que va.Dimos una vueltecilla y luego tuvieron otra de sus "primeras veces":en esta ocasion con el tranvía. Hicimos un poco de turismo por alfama y graça, comimos en un bar normalito pero de comida portu, e incluso estuvimos en la feira da ladra!!(the thieves market) Se quedaron cansaditas de tanta cuesta, tanto que definieron la ciudad como "bonita pero cansina". Tomamos un café en un sitio "distinto" y bajamos andando hasta baixa (el tranvía no nos paró) donde cogimos el metro y quedamos para la noche.

Esa noche, salimos primero por el Bairro, pero despues decidimos ir a Santos. Cogimos un taxi y nos tocó el taxista mas chistoso de toda Lisboa. Claro! Y como una es la que se sienta de copiloto porque entiende português,vaya brasa me dió! El simpático señor oia las gracietas en un programa de la radio y martirizaba a sus clientes con ellas. Entre su repertorio de joyas humorísticas, tenemos algunas adivinanzas como "¿qué es lo que tenemos en medio de las piernas?" o "qué tenemos detras de la espalda". Evidentemente, nos dimos por rendidas en todas las ocasiones, y algunas respuestas no nos dejaron nada convencidas, pero no era cuestion de darle más cuerda al señor, que se sentía en nuevo Gila.

En Santos al ppio yo, sinceramente, pensé que el taxista-humorista nos había engañado, porque cuando yo voy me dejan una calle más arriba, pero en cuanto subimos una cuestecita ya me situé. La noche acabó en Kapital, yo contando trágicas historias de lo selectivos que son los porteros de Kapital y lo imposible que es entrar, cuando Moni se acerca a un portero-gigoló y le dice: ¿podemos entrar? A lo que el gigoló respondeeee: ¿cuantas sois? ; Moni: Cuatro. Gigoló: Adelante. ¿No es alucinante? Con unas pintas de turistas estupendas y ale, entramos por la cara. Claro, mis historias de entradas a 50 euros, compañeras de la resi que se pasan noches a la puerta porque no las han dejado pasar y erasmus rechazados, se fueron por los suelos.

La discoteca me gustó (aun no había estado) y más aun cuando en el segundo piso pusieron sevillanas, musica de rosanna (en una disco??!!) y demás folclore español. Como enanas.
La noche acabó subidas en un taxi. Pudieron corroborar que mis post sobre taxistas de rally son ciertos: se dio buena prisa en llegar, y aún así, yo he estado subida en algunos mucho peores.
Conclusión: El dia fue del turista, la noche del taxista.

1 Comments:

Anonymous midnightsong said...

Un buen fin de semana que pasásteis entonces, no?
Me alegro.

Un musu, Raqueltxu.

11:54 da manhã  

Enviar um comentário

Links to this post:

Criar uma hiperligação

<< Home