De Lisboa a Bilbao

Cuando lo ví, lo escribí.

Nome:
Localização: por el momento, Lisboa, Portugal

Anecdotario de una bilbainita que vive en Lisboa.

segunda-feira, junho 05, 2006

Lavadora (I)


El llamado trauma de la lavadora es una patología perfecta y detalladamente registrada en algunos de los más prestigiosos libros de medicina (ojo, solo algunos, así q si no lo encontrais en el vuestro es q necesitais una edición actualizada).Por si acaso no lo conoceis,y aunque me parece extraño que fuese así, paso a describíroslo ya que me ha tocado vivirlo en mis propias carnes:

El origen del problema es, precisamente el propio uso de la lavadora. Pero no vale emplear una lavadora inteligente de última generación, pongamos que tenemos una lavadora con aspecto de haber formado parte del decorado de la peli de los picapiedra, una lavadora en la que en la misma rueda están los programas y las temperaturas. Tiene 4 botones aparte : puesta en marcha, abrir la puerta, prelavado y aclarado extra. Ya descrito el contexto y los materiales de la experiencia, entremos en el tema que nos ocupa.

El trauma nace de la experiencia de sentir que la lavadora no es una máquina de limpieza terrenal sino una máquina mágica, incomprensible, venida quizás de otro planeta. ¿Por qué? Pues porque si yo meto ropa blanca (blanco, zuria, white, blanc, branco) sale rosa (rosa, arrosa, rose, rosé, roxe). ¿¿No es mágico?? Es un aparato temible, incomprensible, que para más jodienda, estropea mi ropa. Cuando este fenómeno ocurre una vez, aún es posible mantener cierta valentía en su uso, pero cuando ocurre dos...ay, amigo! hayq ue saber reconocer al enemigo, y en este caso supe que era esa cajita de boca redonda que se alimentaba de ropa.

Los siguientes acercamientos a la citada maquinaria extra-terrestre se hacen por obligación: el monton de ropa sucia supera al de limpia, así que la necesidad nos empuja de nuevo a la boca del lobo...digooo de la lavadora. No sin antes, claro está, hacer todas las consultas posibles a expertos en la materia, madres, padres, amig@s, incluso otras utentes del mismo invento que aseguran no tener ningún problema con ella: eso es suficiente para descubir que el tema es un problema personal de la lavadora con una. ¿Y qué la he hecho yo? Nada. Además esa consultas resultan muy enervantes, porque nos encontramos con quienes insisten que de "tiene que haber" una rueda independiente de la temperatura, y una mira que mira la máquina y nada, que no ve eso y se pone de los nervios pensando en que la jodida lavadora hace desaparecer la rueda de la temperatura cada vez que yo me acerco para hacerme el mayor daño posible, a mi o a mi ropa, vamos...

(continuará)

3 Comments:

Anonymous poniente said...

Conozco ese trauma, bueno, peor. En mis tiempos de estudiante, un aparato infernal lavador intentaba cambiarnos la raza. Quería que mis compañeros de piso y yo tornaramos a pigmeos y nos encogía la ropa con un hechizo inexplicable a nuestra razón, puesto que la rueda de la temperatura la fijamos incluso con cinta aislante, para impedir que se moviese... Eso sí nuestras hermanas pequeñas disfrutaron mucho con su vestuario nuevo mensual para sus muñecos y muñecas...

2:59 da tarde  
Anonymous Anónimo said...

Greets to the webmaster of this wonderful site. Keep working. Thank you.
»

9:46 da manhã  
Anonymous Anónimo said...

I find some information here.

12:58 da manhã  

Enviar um comentário

Links to this post:

Criar uma hiperligação

<< Home