De Lisboa a Bilbao

Cuando lo ví, lo escribí.

Nome:
Localização: por el momento, Lisboa, Portugal

Anecdotario de una bilbainita que vive en Lisboa.

quarta-feira, maio 31, 2006

Cosas que me quitan el sueño

Llevo unos días (muchos) con los horarios de sueño cambiados. Lo mismo duermo durante el dia y vivo por la noche, que duermo por la noche y estoy insomne a las 5 de la mañana. Problemas de sueño, así que para cortar este problema de raíz, he decidido pensar...

Cosas Que Me Quitan El Sueño

-5 trabajos pendientes
bueno, al menos he acabado uno....pero 5...aysss.

-3 examenes
apuntes en portuñol, estudiar en portuñol,pero hacer el examen en portugués. esto estresa a cualquiera.

-en un mes me voy de Lisboa
me pregunto si volveré, y quiero pensar que he aprovechado la experiencia al máximo, pero es inevitable sentirse un pelín insatisfecha. de todas formas, no os imaginais lo angustioso que es sentir la inmediatez de tener que romper con todo lo que ha formado tu vida durante un año. Consejo vital: no llores porque acabó, sonríe porque sucedió. Además, llorar yo?? Habrase visto!

-en un mes no sé donde estaré
¿donde estaré este verano? Bilbao, Burgos,Bcn, Rodrigato de la Obispalía? Es más...¿puedo elegir?

-Barcelona
el año que viene nueva ciudad, nuevo idioma, aun no tengo alojamiento, ni plan de estudios ni ná.

Ahora me entendeis, verdad?

Y a vosotros, ¿qué os preocupa?

sábado, maio 27, 2006

Olé

No entremos en detalles, pero el caso es que por azar, y por muy extraño que parezca, el jueves yo asistí a la corrida mixta nocturna que se celebró el en recién reinaugurado campo pequeno (pza d touros de lisboa).
No, mixta no es hombres y mujeres (son portugueses, recordais?) sino con los estilos: había dos toreros y un rejoneador. Uno de los toreros era Victor Mendes, matador portugues que ejerce en españa porque aqui, en lusolandia, matar al toro está prohibido por ley, asi que acababan la feana con una baderilla a modo de espada...El otro torero que tuvo que emplear este curioso estilo fue El Juli, con el que tuve la suerte de sacarme una foto que algún día mostraré.

Me senté al lado de un señor que parecía majo y además se notaba que sabía de esto. Me estuvo explicando lo que yo no entendía y aprendí mucho. Aún así, no le cogí ningún gusto (al señor no, al toreo, no seais malpensados). De hecho lo pasé bastante mal cuando vi a un toro doliéndose después de las banderillas...y luego me daba mucha rabia cuando el torero se ponía delante del toro y casi le tocaba la cara ...valiente osadía...bien podía después d haberle clavado todo eso en el cuerpo!!!.. a que no se atreve a hacer lo mismo durante el tercio del capote? (veis qué de términos he aprendido? ca-po-te, ter-cio) Todo esto gracias al señor de al lado, que admás aguantó estoicamente todas mis quejas: jo, le están haciedno daño,no ves como se queja?? Anda, si, y ahroa más banderillas, será posible?? uyyy pero si se va medio moribundo, que horror!...thanku for everything, nearby man!

Por las gradas se podía ver a todo el pijerío lisboeta, y la verdad q quien no supiera q estabamos en campo pequeno, bien podian parecer los ficionados sevillanos con sus oles..qué emoción les entraba, de verdad! Yo me olvidé la mantilla y la peineta en casa, así que no conseguí sumergirme en el ambiente. No me transmitía nada de nada. Bueno, sí, una vez que victor mendes hizo un no-se-que me gustó, estuvo valiente. Pero ese fallo técnico de atrezzo fue mi fin, me quitó todo sentimeinto (taurino, se entiende).

Siento ser tan imparcial en un tema así, pero es la verdad, me dió pena. Y yo me pregunto,si me da pena esto, como voy a ser corresponsl de guerra?? En fin, que si el toreo es arte, el canibalismo es gastronomía. Y yo no digo que el canibalismo no sea gastronomía. Es cuestión de educar el gusto.

terça-feira, maio 23, 2006

Dudas existenciales

Una iba con su mejor disposicion a poner una foto en su perfil, cuando despues de dar los pasos q me indican, me da un error. Después se me ocurre que podría poner en un lado una lista de los blogs que leo...y entonces ya me ha vuelto a dar error y me he desquiciado...

A ver, si yo SOLO quiero poner una listita con links, ¿por qué no aparece automaticamente? Y es más, ¿por qué tengo que aprender html para que aparezca? y aun peor...¿por qué cuando ya he escrito lo que correspondía para que apareciera la dichosas lista de links, no aparece? ¿Tanto pido?

A estas preguntas les sumo otras del mismo rango, tipo de donde venimos, a donde vamos, y cual es el sentido de la vida, aunque estoy convencida que su respuesta es más sencilla que la de las cuestiones del primer y segundo párrafo.

Si alguien pudiera responderme a alguna de ellas, sea del párrafo que sea, por favor, deje un comment ahí abajo. Espero llegar a leerlo antes de que mi portatil caiga accidentalmente por la ventana. Ójala pase por debajo en ese momento Bill Gates.

segunda-feira, maio 22, 2006

Cuando se cierra una puerta...

Los viernes tengo una asignatura muy chupi-guay que se llama ciberperiodismo. La asistencia es abrumadora (este viernes estabamos 6) y se imparte en una sala de ordenadores que tiene cosa de 10-12 equipos. Y pensándolo bien, menos mal que no van mas alumnos, porque sino vaya dilema para trabajar en los ordenadores...Es que si se invierte en Fátima no queda dinero para tecnologías. La profesora es una señora risueña, muy simpática, que lo explica todo muy despaciiiito, y lo repite muuuchas veces. Esto es un circunloquio para decir q sus clases son lentas y pesadas de narices, de ahí el éxito de asistencia.

Ultimamente hace un calor asfixiente, y el viernes pasado no fue menos. La profesora dejó la puerta abierta y abrimos las ventanas, para que circulara el aire, y en una racha de viento se cerro la puerta. La tía se calló en medio de la explicación que estaba dando,miró la puerta, hizo una mueca con la boca y dijo: nos hemos quedado encerrados. Yo pensé: esta pobre es tonta hasta para esto...chica, pues abre la puerta!! Y cuando dirijo mi mirada al foco de las preocuaciones de la profesora observo que la puerta no tiene manilla por dentro!!.

Me empezó a entrar la risa floja cuando toda la clase se arrimó a la puerta a ver si conseguían abrirla de alguna forma,con bolis y demás armas, y más aun cuando desistieron y me hice a la idea del ridículo que ibamos a pasar teniendo que llamar "al exterior" para pedir ayuda. Se me pasó por la cabeza incluso escribir el blog en directo, volcando las sensaciones del proceso de auto-secuestro y rescate, pero preferí centrar mi atención en los otros 5 y la incrédula profesora.

Cuando ya se dieron cuenta de que nos tenían que abrir por fuera, la profesora dijo: llamaré a secretaría a dar aviso...coge el movil, marca....y nadie atiende. Claro, viernes, 1 del mediodia en una instittución portuguesa...¿quién espera que haya algún funcionario disponible?? Y tendremos suerte si no se han ido todos ya para casa, pensé sin poder contener la risa...Ante la idea de que hubieran proclamado fin de semana dede el viernes a mediodia comencé a fantasear con la convicencia en una sala de ordenadores durante un fin de semana de 6 alumnos y una profesora...así llegué a comprender cómo se idea un reality show.

Alguna chica avispada avisó de que teniendo internet podríamos buscar otros teléfonos de la facultad, así lo hicimos, y la llamada de la profesora tuvo más éxito.
oiga? estamos encerrados en una clase

sisi...si, asi es...no, no conseguimos abrir...
encerrados, ¿¿¿no lo entiende??? (claro q lo entiende, lo q pasa es q no se lo cree)
como que me identifique? soy la profesora paula sá!
(yo creo q le preguntaron a ver si era una broma)
en la torre izquierda, si, luego sigue el pasillo a la derecha, y luego a la izquierda...
vale, muchas gracias



¿Y quien vino a abrirnos? Nada menos que un guarda de seguridad, que en plan Mac Guiver,abrió la puerta enérgicamente y le peguntó la la profesora: Están todos bien?
Esa frase me encajaba más en la escena del rescate del lunes tras mi fantasía de un fin de semana alli abadonados, pero no, el tío la pronunció cuando sólo llevabamos 15 minutos encerrados. Muy bien preocuparse por nuestra salud, y sobre todo la mental, que estas cosas traumantizan mucho...pero no sería mejor arreglar la dichosa puerta? Pues no sé como estará el viernes que viene, pero de momento el de seguridad le aconsejó a la profesora: ponga una silla delante para que no se cierre otra vez.

Y así, con la silla delante de la puerta, y sin un atisbo de queja al rectorado, la profesora continuó la clase, tan tranquilamente. Lo que no me pase...

domingo, maio 21, 2006


Nunca he visto cosa igual que los taxis en Lisboa. Me han dicho que en China son peores, pero alli no he estado para comprobarlo, y aquí sí.
La primera vez que cogí uno fue del aeropuerto a la residencia, el dia que llegué, y aunque iba más pendiente de otras cosas, no me percaté de que fuese demasiado deprisa.
Pero pobre de mi, aún no había probado los taxis por la noche...¡no se salva ninguno! Los conductores se sienten el nuevo Carlos Sainz urbano, y, favorecidos por la ausencia relativa de tráfico, no tienen problema en saltarse semaforos, acelerar a fondo si ven un semáforo en ambar en incluso derrapar en las curvas. Tremendo, oigan.

Una está acostumbrada a esos taxis de Bilbao y de Burgos, que a veces comparto con mis amigas y ellas mismas puede testimoniar que aunque sean los únicos coches en la carretera, respetan los cedas y los stps religiosamente, por no decir de la notable alegría en sus rostros cuando atisban un ambar. Cuanto más corra el taxímetro, mejor.

Pero aqui no: la política es conseguir el máximo número de clientes, asi que en cuanto tienen un pobre inocente dentro del vehículo, cuanto antes se deshagan de él, mejor. Yo he sido ese molesto cliente muchas noches, y con la experiencia he aprendido pequeños trucos como agarrarme a la manilla antes de decirle la dirección (sino nunca más aciertas a cogerla entre tanto meneo) y no preocuparme si se salta semaforos o hace mil pifias (esto ya ha sido un nivel superior de auto-control).

Incluso creo que podría ser conveniente llevar una estampita de la Virgen en algún lado, pero eso ya entra dentro de mi exageración y no quiero restarle ni un ápice de credibilidad a un hecho tan verficable como el espíritu de corredores de rally urbano de los taxistas lisboetas.¿Se estarán preparando para el próximo Lisboa Dakar? ¿Serán Carlos Sainz-s camuflados, entrenando? hummm...esta cuestión queda pendiente de investigación para mi próximo circuito, digoooo...mi próximo viaje en taxi.

quinta-feira, maio 18, 2006

El tiempo lo cura todo

En la sala de espera de urgencias, una mujer, cabizbaja, pasa las cuentas de un rosario entre sus dedos mientras mueve los labios rezando en voz casi inaudible un ave maria tras otro. Sentado a su lado, un hombre con media cabeza vendada tiene un ataque de tos. Un niño llora con un llanto ya cansado, agotado de la espera. Un anciano aguarda su turno sentado, solitario.
Din,dan,don…Una voz femenina avisa por el altavoz que Joao Gomes puede pasar al gabinete 6.
Yo acabo de llegar acompañando a una amiga que se siente mal y el ambiente me ha parecido un cuadro goyesco desde el primer momento. La sala de espera de urgencias no acostumbra a ser un lugar agradable, pero el destino parecía haber hecho coincidir en aquel recinto a los personajes adecuados para recrear el ambiente agobiante y trágico que se espera de este tipo de sitios.

Sentada delante nuestro, una mujer con la mirada perdida se balancea rítmicamente hacia delante y hacia detrás. Mi mirada inexperta juzgó que tendría ganas de ir al servicio, y habiéndose percatado del olor que salía del baño de señoras de la sala de espera, prefería aguantar. Pero mi amiga, psicóloga , que se está especializando en psicología clínica, me susurra al oído: esta viene a psiquiatría. Típico balanceo psicótico. Ante tal afirmación, me dio verguenza presentar la hipótesis de que tuviera otras necesidades, así que me quedé calladita. Sea lo que fuere, era otro personaje más para la escena.

En lo que a mi amiga y a mí respecta habíamos entrado a formar parte del cuadro una hora y media atrás, y estabamos a la espera de un primer examen que determinase hacía que especialidad teníamos que dirigirnos más tarde. Por fin oímos su nombre en el altavoz y me pide que entre con ella. El médico era un chico joven, parecía tener prisa hasta cuando hablaba …ahoravamosahacerleunexamentumbeseleduleaquiyaqui…
Vamos, que mi amiga, un poco desconcertada por el inevitable atontamiento de la espera casi ni había aterrizado en la consulta cuando ya estaba saliendo, y ni le había dado tiempo a explicarse bien, se lamentaba más tarde.
A la salida pienso: bueno, si a partir de aquí todo va tan rápido como este médico, fantástico.

Pero la suerte no nos iba a sonreír de esa manera. Parece ser que en los hospitales lusos han puesto en práctica el recurrente dicho de "el tiempo lo cura todo" y deben querer ahorrar en recetas dando tiempo a sus pacientes para que se curen. Tiempo tuvimos, sin duda, para que mi amiga se curase, pero lo que los ideólogos de esta política del tiempo medicinal no han tenido en cuenta es que cuanto mas tiempo pasa uno en el cuadro goyesco, más a pique tiende a irse el ánimo.

Y claro, ya la segunda vez que estuvimos en la sala de espera, aguardando para hacer unos análisis, empezaba a pasarnos factura. Caras largas, bostezos, suspiros…Es una cuestión de cansancio psicológico, supongo. La ansiedad se pintaba en nuestras caras cada vez que, tras es din da don, hablaba el altavoz para, segundos más tarde, quedar decepcionadas.

Vuelvo a pasear la vista por la sala…ahí continúa la señora, incansable, con el rezo. Un policía trae agarrado por el brazo a un hombre con la cabeza vendada y el jersey lleno de manchas de sangre. Entra una mujer con mascarilla y saca del bolso un libro. Vaya, esta debe tener experiencia en estos temas.
Por fin la llaman para el analisis, y como a esa sala no me dejan pasar, le digo que voy a buscar algo para comer, que nos vemos en la sala de espera.

Para cuando llego al punto de encuentro con un par de bocadillos ella ya estaba de vuelta. Me comenta que ha ido bien, que tampoco han tardado mucho. Fantástico…pero no entiendo como despachándose tan rápidamente en las consultas llevamos aquí más tres horas. Si llegamos a saber que luego el diagnóstico iba a ser infección viral con receta de un antibiótico de lo más previsible, no creo que hubiéramos aguantado tanto.
Cuando me comenta que los de análisis le han dicho que los resultados llegarán en cuestión de una hora, me pongo pálida. Una hora de espera en Portugal significa, minimo, mas de hora y media. De hecho al final fueron dos y pico.

De repente entra en la sala una figura conocida: ¡es el novio de la paciente! Acaba de salir del trabajo y ha venido a hacerla compañía. Pues yo, pienso, ya he cumplido como amiga y como personaje del cuadro. Pido permiso para irme y prometo llamarla para saber los resultados, aunque nos vamos a encontrar en casa a la noche.

Y mientras dejo atrás a mi amiga acompañada por mi relevo, escucho el habitual Din-dan-don. El altavoz llama a los familiares de Maria de los Angeles Ferreira. La mujer del rosario lo guarda en una cajita, se levanta, y antes de cruzar la puerta hacia el interior, se santigua. Falta la va a hacer.

quarta-feira, maio 17, 2006

Ave María

Finalmente había conseguido hacerme un hueco entre todas las cosas de mi escritorio, y lo que es mas dificil, habia reunido el valor necesario para ponerme a trabajar. Eran las 9 de la noche del viernes, 12 de Mayo, y cuando estaba a punto de comenzar mi tarea, os prometo que escucho un coro : Aveeee, aveee...Aveeee Maríaaaa.

Hombre, es cierto q me cuesta ponerme a currar, pero tanto como para recibir alabanzas celestiales no creo que sea. Así que descartada la primera impresión (oye, por qué no iba a ser un coro de angeles aprobando mi trabajo?) me asomo a la ventana y observo que debajo, en la acera, se agolpa una "pequeña multitud" (q contraste más simpático) que, vela en mano, están cantando lo que yo creia q eran canciones de misa, pero luego me di cuenta de q eran cantos a la Virgen.

Aún así, ¿qué leches hacian 100personas llevando velas, debajo de mi ventana, cantando canciones marianas? Estas cosas dan yuyu, en serio,todo oscuuurrooo, y a la luz de las velas, los de la calle cantando: aveeee aveeee, ave mariiiaaaa, aveeee aveeee, llena de graciaaaaa.

En medio de mi incredulidad, la comitiva empieza a procesionar por las calles del barrio, menos mal...mira, en el fondo por mi genial, que se vayan con la música a otra parte, nunca mejor dicho. Pero no soy mujer de demasiada suerte, asi que el punto de partida era, desafortunadamente, la meta de la dichosa procesioncita. Al cabo de 10 minutos volvía a tener bajo mi ventana a las cantoras marianas. Aveee aveeee...Para más inri, el cura que debia ir con ell@s, altavoz en ristre, comenzó a recitar bendiciones.. ale, di que si, majo, que se te oiga hasta donde la conquista cristiana en su día no llegó.

Y de repente, en una de las bendiciones del sacerdote, caí en la cuenta: Virgen de Fátima. Al día siguiente era 13 de Mayo, aniversario de las apariciones de la Virgen de Fátima...Aquí Fátima, no es una cuestion de ser católico creyente o no, es una cuestion de ser portugués. A todo buen portugués le ha ayudado en algo la Virgen de Fátima, y como pago, las procesiones a pie comenzaron hace semanas para poder tener la dicha de llegar peregrinando el mismo dia de las Virgen, el 13 de Mayo. Hasta los hay q van de rodillas. Y no digo más, que me lo ponen muy fácil, pero la fe de cada uno es sagrada.

No me resistí a la tentación de tirar una foto que os dejo al final de la entrada. Como era de prever, al final ni estudié ni leches. Mi buena voluntad se esfumó mientras flipaba con las cantoras de Fátima. Luego me dicen que cuando me pongo a estudiar me distraigo con cualquier cosa...¿cualquier cosa? Perdonad, pero esto no es una excusa cualquiera para no estudiar...es una de esas cosas que solo me pasan a mi.



segunda-feira, maio 08, 2006

Tranvías

Las modas vuelven. Vuelven las minifaldas, vuelven las plataformas y vuelven los tranvías. En los tiempos en los que ciudades como Bilbao o Barcelona ponen en marcha tranvías ultramodernos, de diseños aerodinámicos, en Lisboa los "eletricos" se mantienen como legado de un tiempo antiguo, como parte de una decoración que parece haber sido mantenida para que la ciudad conserve ese aire antiguo y bohemio.

La línea 28 es ya un símbolo de Lisboa. Merece la pena un paseo en este tren de la mina propio de cualquier parque temático. ¡¡Viajeros al tren!!- parece haber gritado la conductora. Pero no lo ha hecho, son los turistas, que guiados por una impaciencia impropia de este lugar, suben agitados al tranvía, expectantes por disfrutar de un trayecto prometedor. Se les distingue rápidamente de los lisboetas para quienes el 28 es el medio de transporte habitual: pujan por los mejores asientos, se acercan a las ventanillas, o pasan al fondo para poder sacar fotos desde el cristal de atrás.

Es una pena que a la entrada del tranvía no haya un revisor, con gorra y bigote, para validar los pases. Sería la guinda de un elétrico que parece antiguo, que huele a antiguo… sus vetustos asientos, el sistema de conducción arcaico, las tablas de madera, los asideros..
El vagoncito inicia su camino en Prazeres, donde se sitúa un cementerio que muchas guías aconsejan visitar. Desciende buscando la Baixa y deja a la derecha la Basílica de Estrela. Con un estridente frenazo el eletrico para y los algunos turistas se bajan para entrar en el templo y visitar los jardines.

Bufffff..el tranvía resopla y reinicia la marcha. La calle se inclina hacia abajo con lo que el vagoncito coge bastante velocidad. Ahora las miradas se giran hacia la izquierda, el Parlamento, con sus inmóviles guardias en las escalinatas. Ñiiiii se queja el tranvía frenado en pleno descenso. Unos minutos después, tras otras paradas en algunas de las estrechas calles del recorrido, el 28 llega a la plaza Camoes. La rodea y se dirige hacia el teatro de la ópera…pero antes de llegar, aprovechando un semáforo, el conductor baja y va corriendo a la parte de detrás a reajustar la cuerda de la guía que lo une a la catenaria. Nada de tecnología punta, esto es un tranvía auténtico.

Otra vez en movimiento, los pocos familiarizados con este transporte se preguntan unos a otros…que ha pasado? Va todo bien? Casi ni se percatan de la Ópera, a la izquierda del recorrido. Trac-trac-trac….cada vez va más lento porque ahora tiene que tomar una curva muy cerrada….ahora otra vez cuesta abajo, desciende las ultimas "ruas" para llegar a conceiçao, una de las calles paralelas al Tajo, ya en la Baixa.. Es el único tramo llano del recorrido y el 28 recoge fuerzas para enfrentarse a las empinadas cuestas de Alfama.

El desnivel de la calle comienza a partir de la Iglesia de la Magdalena. Arranca de la parada bruscamente y los que viajan de pie han de aferrarse a donde pueden. El eletrico llega a la Sé Catedral con más rapidez de la que se espera de un "cacharro" tan antiguo. Y sigue hacia arriba, inagotable, al mirador de Santa Luzia. Este es el destino de muchos viajeros que bajan aquí para ir a pie al Castillo o descansar del traqueteo en la terraza del mirador, con unas magnificas vistas de la ciudad y el Tajo.

Si nos quedamos, tras algunos amagos de rozar varios edificios, el tranvia nos deja en la Iglesia de S Vicente y detrás de ella destaca la cúpula del Panteón Nacional donde descansan los grandes de la Patria, desde los políticos hasta los artistas.
Vaya, sin apenas darnos cuenta, ya se ha acabado el viaje….Merece la pena experimentar la sensación de estar viajando en barcos de vapor sobre raíles, máquinas antiguas, señoriales, eficientes, que nos llevan y nos traen por las calles de una Lisboa Antigua, que lo es porque ha decidido mantenerse así.

La vuelta de los tranvías se convierte en un hecho imparable. Lisboa, en el fondo, tenía visión de futuro. Es un medio de transporte que no contamina, no consume recursos, es silencioso….bueno, el de Lisboa tiene el clásico ruido de ruedas sobre raíles, pero es parte de su encanto.

quinta-feira, maio 04, 2006

Colombo

Ayer me embarqué en una aventura digna de cualquier épico navengante portugués: me fui yo solita al Colombo. Si, si, ese enooorme centro comercial, el segundo más grande de Europa, tan grande que tiene calles y plazas.
Es que los portus, bueno, mis queridos portus, tienen auténtica fiebre por los shoppings. Y toooodo lo hacen a lo grande. Oporto es la ciudad con más puentes, este centro comercial que os digo tiene su record de tamaño y el Puente Vasco de Gama, de Lisboa, es el más largo de Europa,con más de 17 km de longitud. Y omito la evidente alusión al complejo de inferioridad que les lleva a hacer estas cosas.
Pero este espíritu de "gigantismo" no se hace imcompatible con el caracter cercano y acogedor de su sociedad. En cualquier otro país aficionado a hacer las cosas a lo grande, la gente es fría, camina aislada, no se miran...pero en Portugal, es diferente. Paso a relatar.

Una iba toda feliz al supermercado del Colombo porque ya había planeado algunas cosillas que tenía que comprar. Y como toda buena compradora de supermercado, me acerco a la zona de los carritos de la compra, meto los 50 ctos en uno y tiro del gancho para separarlo del anterior. Pero no sale. La moneda dentro y el gancho también. Joeeee. Es que esto solo me pasa a mi. ¿Cuantos carros traidores puede haber en todo el super? 2 de 2mil? Pues va y me toca a mi. Yo, disimuladamente, para no hacer el ridiculo frente a las otras personas que retiraban sin ningun problema los carros de las filas adyacnetes, daba tironcitos de la cadena a ver si salía, pero nada, oye. Y recuperar la moneda? Tampoco, estaba perdida. Y mientras las filas de al lado se van vaciando de carros, yo me mantengo al frente de la mía. Pero he aqui que una señora que cogía un carro de los de al lado me ve y me dice: a que se te ha atascado? La miro y pienso: si te vas a reir, mona, no es el momento.El radio de seguridad en estos casos de gran vergüenza es de 10 metros entorno a mi. Pero ella no espera a mi respuesta, y coge mi carro, aún preso en su fila, y empieza a hacerle auténticas llaves de kárate. Alucinante, el mismísimo karate-kid la hubiera envidiado. Pam-pum-chas. Y oye, que al final salió el carro.

Así son de majos. Los portus te ven y te ayudan. Esto, en otros sitios, no pasa, porque te ven, (si te ven!) y se largan. Incluso se quedan a mirar, a ver si les resulta entretenido. Allá cada cual con sus problemas. Se desentienden completamente. Como cuando estuve en el metro de madrid y mi maleta-gigante no cabía por las puertas canceladoras. Yo a un lado y la maleta a otro. Pues creo que me vió medio Madrid haciendo inutiles esfuerzos por elevar la maleta para que pasara por encima, y vamos, a alguno le faltó apaludirme el espectáculo. Y en Lisboa, no. El espectáculo, en este caso, lo dió la señora-karateka- libertadora de carros y todos tan felices.


Raqueltxu

quarta-feira, maio 03, 2006

El Cura

En mi residencia femenina, hay un hombre. Si, un hombre que come entre mujeres, que incluso duerme entre mujeres! Os preguntareis cómo puede suceder esto en una institucion tan prestigiosa, decente y respeteble, como la Residencia Femenina de la Universidad Católica Portuguesa. Un organismo que cuida tanto de su buen nombre y del de sus residentes...un centro en el que, la directora, en una reunión en octubre, nos advirtió que tuviéramos mucho cuidadito con quién ibamos en coche hasta la puerta de la resi, y aún peor, si nos quedábamos mucho tiempo "despidiéndonos" dentro, porque en el barrio dábamos que hablar.
Palabrita del niño Jesus que lo dijo. Y después de todo, va ella y mete un hombre dentro...que desvergüenza la suya. Bueno, debo aclarar que este señor... es un cura.

En el fondo seguro que lo hace por nuestro enriquecimiento moral. Convivir con un sacerdote puede ser...como decirlo...en fin, no tengo palabras, buscadlas vosotros. Si en el fondo nos viene bien una presencia masculina en el entorno, donde te levantas y te acuestas rodeada de mujeres. Chss, cuidadito, cada una en su cama. Pero tanta mujer junta, os lo digo por experiencia, no es buena. O te haces resistente o sucumbes al espíritu pubertoso que reina en el ambiente. Yo, resistente como una roca, pero es que ya tengo callo desde los años del colegio.

Lo que os decía, si al final va a ser buena idea lo del cura. Hace como cosa de un mes, incluso, hubo una reunión (de asistencia no obligatoria, pero sí tan "recomendada"que no faltó nadie), y apareció él al frente para explicarnos.... los secretos de la cuaresma. Very fort. Oir, con mis 20 años, cosas como el ayuno, donativos, bla bla bla, son hirientes, a parte de mortalmente aburridas. Pero ya cuando ves a cuatro o cinco que levantan la mano cuando el sr cura acaba de hablar para preguntarle sus dudas, esas que, precisamente a "ellas" se les habrán ocurrido entre piadosa y piadosa borrachera o polvete, me parece el culmen.

En Portugal se da mucho ese antiguo espíritu de que si eres alguien (o quieres serlo) tienes que tener buenas relaciones con el clero. Respeto a los curas, para mi es una profesion como cualquier otra. Ni por encima, ni por debajo. Soy de una generación que puede ser crítica con la iglesia por dos razones: tengo la libertad de hacerlo y la conozco desde dentro. Pero aquí siguen estando considerados un poco por encima del resto de los mortales, y pelotearles es garantía de éxito social. Así que además de esas "sinceras" dudas sobre el verdadero espíritu de la cuaresma, bla bla bla, el otro día fue alguien cercano que me sorprendió entrándole al juego al sacerdote.

Él, en las cenas, siempre se sienta en una esquina de la mesa, como apartado. Seguro que lo hace por modestia, y por recato, no vaya a inmiscuirse en medio de tanta conversacion femenina que en las otras mesas se da. Yo soy partidaria de que si quiere charla, se siente entre nosotras, lleva meses aqui y todas le hemos tratado con cordialidad. Pero siempre encuentra alguna beata que se sienta con él a hacerle compañía, generalmente la directora o alguna santurrona interesada reconocida. Y hace unas semanas, despues de coger el postre de la cena en la bandeja, me dice Iva: ¿nos sentamos con el padre? Tuve que apoyar la bandeja en la mesa mas cercana para que no se me cayera del susto. Entre tanto sitio vacío y tiene que elegir "ese". (Nota mental: no volver a dejarla escoger sitio para la cena).Si, señores, Iva es "de esas". Pero hay experiencias que valen su peso en oro, y valiente como soy, acepté el reto: vale.

Una hora fascinante, creedme, aunque a un tris de atragantarme en algunas ocasiones, la hipocresía que reinaba en el ambiente me reafirmó en muchas ideas. Aquella que hablaba con el cura no era la misma Iva que vive en el cuarto de al lado. Pero mira, allá cada cual con su conciencia, ser consecuente con las propias ideas no siempre es fácil. Yo, desde el respeto, prefiero no ser falsa y ser consecuente con las miras, a la par de evitar encuentros en los que me vea obligada a discutir, que sé que cuando me pongo... Ya metí una vez en apuros al obispo de bilbao (ahora pdte de la conferencia episcopal) y ahí agoté mi cupo de desengaños eclesiásticos por varias razones (algunas previsibles, otras os juro que no) que no vienen al caso. Creo que hay 4 contados que merecen la pena, el resto si tuvieran 15 minutos de charla a título personal con sus feligreses, se les vaciaba el garito. El cura de mi resi es uno de esos, pero Iva representó su papel estupendamente, bien por ella.

A todo esto, yo siempre me he preguntado, ¿ por qué está viviendo " el padre" en una residencia femenina y no en una masculina? Y ahora, tened cuidado con vuestra imaginación, no os lleve a respuestas pecaminosas y tengais que correr a confesaros.